Una valija casi perfecta

Preparar la valija o el equipaje en general a veces suele ser un dolor de cabeza porque queremos llevar todo “por las dudas” o porque minimizamos demasiado para no cargar con mucho peso durante todo el viaje.

Es por eso que tenemos que tener en cuenta varias cosas antes de empacar, por ejemplo: el clima del lugar de destino, el tiempo en que vamos a estar de viaje y, por supuesto, la comodidad de nuestras prendas y la posibilidad de armar distintos outfits (o conjuntos) si queremos variar un poco el look o si suponemos que vamos a tener ocasiones de salir a la noche a un restaurant elegante, a un bar o a una discoteca.

Hay quienes tienen un método muy interesante para armar el equipaje: sacarle fotos a los conjuntos que combinan antes de colocar toda la ropa en la valija. Tener preparado un plan de antemano puede resultar muy útil y ahorrarte tiempo cuando llega la hora de vestirte, además te asegurás de que te llevás todo lo que necesitás para tener todas las prendas necesarias para vestirte bien durante X días.

LA ROPA Y EL CALZADO

Si el clima que va a tener nuestra ciudad de destino es frío, tenemos que, obviamente, llevar ropa abrigada. Particularmente prefiero vestirme como lo hacen las cebollas: con distintas capas ya que, generalmente, en ciudades frías, los museos, los restaurantes y, básicamente, todos los lugares cerrados, tienen calefacción. Por lo que suelo ponerme una camisa o remera manga larga, un pullover liviano o una campera de lana liviana y, finalmente, un tapado o un sacón más abrigado. De esta manera, al entrar a un lugar calefaccionado, puedo quitarme primero el tapado y, si aun así, la temperatura me sofoca, me saco el pullover o la campera liviana. Recordá también llevar ropa interior (no hace falta decirlo, no?), medias y botas (casuales y elegantes, en caso de que quieras vestirte para una ocasión o lugar especial), un gorro de lana, guantes y bufanda.

Con respecto al calzado, procurá viajar con el calzado más voluminoso o pesado y empacar los más livianos. Yo viajo siempre con medias y zapatillas porque en los vuelos suelo tener frío en los pies y me resultan más cómodas, obvio.

Si, por el contrario, mi lugar de destino va a ser muy caluroso, llevo, obviamente, ropa liviana: pantalones de lino, remeras, musculosas, soleras o vestidos, shorts, bermudas y ojotas o sandalias. En el caso de que este lugar también ofrezca la posibilidad de disfrutar de una playa, no olvidemos llevar el traje de baño, un pareo, ojotas y un toallón. Ahora existen unos que se secan en minutos y no ocupan mucho lugar en la valija. También puede ser útil un sombrero para protegernos del sol aunque yo no tengo el hábito de usar sombreros en ninguna circunstancia. ¿Vos?

PRODUCTOS DE BELLEZA E HIGIENE PERSONAL

Con respecto a los productos de belleza, suelo llevar todo en la valija que voy a despachar ya que las aerolíneas no te permiten llevar a bordo recipientes con líquido, gel o crema de más de 100 ml. ni aerosoles ni elementos punzantes (como una tijera o una lima de metal, por ejemplo) ni nada que pueda transformarse en un arma (esto se implementó después de lo que sucedió con las Torres Gemelas).

Tampoco lleves tu botellita de agua mineral. Una vez me olvidé de tirarla en un cesto antes de embarcar y levantó tantas sospechas que me revisaron hasta los oídos! Uf.

Además de algunos analgésicos y antiácidos y mis maquillajes preferidos (corrector de ojeras, delineador de ojos, rimmel y labiales – solo dos-), sea a donde sea que vaya, nunca viajo sin protector solar y manteca de cacao para los labios. Y si el destino es una playa llevo también crema corporal y crema post solar para el cabello, porque el agua salada suele resecarme mucho la piel y el cabello.

En tu neceser no olvides poner tu cepillo y pasta de dientes, desodorante, jabón, champú y acondicionador, y un perfume (si usás, obvio). Yo, además, llevo siempre mi Socorro Capilar, un peine, un cepillo y el secador de cabello.

Aunque muchos hoteles tienen secador y te dan amenities (pequeños jaboncitos, champú, acondicionador, etc.) yo prefiero llevar todo desde casa en pequeños recipientes recargables. Esto lo hago no solo porque algunos hoteles en los que me alojé no ofrecían amenities, sino porque los que ofrecen no suelen ser de buena calidad (excepto que te alojes en un hotel 5 estrellas donde ahí todo puede ser otro cantar). ¡Me ha pasado tantas veces!: el jabón no hace espuma o no tiene perfume o peor: tiene olor a jabón blanco, el acondicionador de cabello me deja el pelo como escoba… En fin.

En el mercado podés conseguir unos organizadores espectaculares que sirven, obviamente, para facilitar la organización de tus pertenencias.

EL TIEMPO DE VIAJE

El período de nuestro viaje también determina qué y, sobre todo, cuánto llevar.

Personalmente, intento viajar liviano (como me sugirió Borges) no solo para no acarrear mucho peso en todo el proceso del embarque y el despacho de la valija sino porque me gusta dejar lugar para traer recuerdos.

Si mi viaje va a durar 20 días llevo 7 mudas, es decir, llevo ropa para la tercera parte de los días de viaje. Hay prendas livianas que las puedo lavar en el hotel y las prendas más gruesas las lavo y las seco en una lavandería. Por lo general, encuentro lavaderos en todas las ciudades. Por supuesto, si no te incomoda viajar con mucho equipaje, podés llevar toda la ropa y el calzado que quieras. Obvio.

Nunca tuve que viajar con solo una valija de mano o una mochila (hay quienes lo hacen y sin problemas – si se quiere, se puede) pero si lo tuviera que hacer reduciría la cantidad de ropa y evitaría llevar algunos productos de higiene personal – como champú y acondicionador – y los compraría en el lugar de destino.

Yo te recomiendo que no lleves la valija super llena. ¿Por qué? No solo para no sufrir con su peso o para que no te cobren exceso de equipaje, sino porque generalmente uno necesita un lugarcito para traer los souvenirs del lugar que visitó o algo que tuviste que comprar porque te olvidaste de llevar o porque simplemente lo necesitabas (ropa, crema, maquillaje, sombrero, etc.). O sea, es altamente probable que el espacio que te quedó libre en la valija cuando emprendiste el viaje ya no exista cuando emprendas el regreso.

OBJETOS IMPRESCINDIBLES

Como bolso de mano prefiero una mochila en lugar de una cartera ya que me deja las manos libres cuando sea que las necesite (incluso cuando voy a un baño donde no hay ganchos para colgar nada).

Además de la mochila también llevo una bandolera para tener siempre a mano mi documento y mi celular, y una riñonera interna para llevar el dinero escondido y pegado al cuerpo.

Ya sea que prefieras una cartera o una mochila, por favor no te olvides tu DNI, tu pasaporte y, si el país de destino lo requiere, tu visa. Estas cosas siempre tienen que estar a mano y en el mercado se consiguen organizadores de documentación realmente prácticos. Además de todo esto, mi experiencia personal me ha dictado que una tarjeta de crédito es imprescindible ya que es casi casi tu documento de identidad cuando estás en el extranjero. Los hoteles y los lugares donde alquilan autos suelen pedir una tarjeta como garantía antes de darte la habitación o el vehículo. También llevá billetes chicos de la moneda del país a donde vas ya que, apenas arribás al aeropuerto, podés necesitarlos, ya sea para una propina o para tomar un bus o un taxi hasta el hotel.

Si vas a viajar en auto te comento que en algunos países europeos (España y Francia, por ejemplo) podés pagar los peajes no solo en efectivo sino con tarjeta de crédito. Informate previamente e informá al banco emisor de tu tarjeta que vas a viajar y a dónde, de manera tal de evitar problemas o limitaciones.

Además del celular y de su cargador, llevo un antifaz para dormirme más rápido en el vuelo, mis auriculares preferidos y algunos más (en algunos buses turísticos y aviones te los cobran – en mi opinión, más de lo que valen y, encima, son de mala calidad).

Llevo también mi balanza de mano ya que las aerolíneas tienen límites con respecto al peso de las valijas, ya sea que vayan en bodega o en cabina.

Por lo general se permite 1 bulto por persona con un peso de no más de 10 kg y un tamaño máximo de 56 cm x 45 cm x 25 cm en clase turista y business, y si viajas en business plus o primera podés llevar 2 bultos (mismo tamaño). El equipaje que va en la bodega del avión lo entregás al momento de hacer el check-in y no puede pesar más de 23 kg; las dimensiones permitidas son generalmente 158cm x 158cm x 158cm. Consultá con la aerolínea en la que viajás sobre los tamaños y las dimensiones de las valijas que podés llevar – cada una tiene sus limitaciones particulares y no querrás llevarte una sorpresa cuando estés haciendo el check-in.

Tag de viaje

Importante: No te olvides de colocarle un tag a cada una de las valijas e, incluso, a tu mochila. En el tag tenés que escribir tu nombre, tu dirección y/o tu teléfono celular. Esto les facilita las cosas a las aerolíneas en caso de que alguna de ellas se extravíe o aterrice en cualquier país menos en tu lugar de destino.

Aprendí con el tiempo que llevar un mini paraguas me va a ahorrar dinero (el último que compré fue en París a 5€) y mucho tiempo buscando dónde comprarlo, ya que cuando uno está conociendo una ciudad no sabe exactamente dónde están los negocios específicos.

Llevo también un piloto finito y plegable que casi no ocupa espacio, una batería externa y un adaptador universal (después de no poder cargar mi celular porque la ficha no coincidía, aprendí).

Si tenés cámara de fotos, llevala. Yo prefiero, como ya dije, viajar liviano y saco fotos preciosas con mi celular que en segundos puedo subir a mis redes sociales o enviárselas a mis seres queridos y amigos.

Y lo que nunca olvido llevar en mi bolso de mano es mi cuaderno de viajes para plasmar todas mis experiencias, ideas y pensamientos e incluso adherir tickets de todo, del subte, de museos, de cines, etc. etc. Todo esto me permiten re-vivir el viaje apenas comienzo a hojear el cuaderno y, obviamente, a recordar muchísimos detalles y anécdotas del viaje.

Estos fueron mis consejos basados en mis experiencias. Espero que te hayan sido útiles. De todos modos la valija perfecta solo la podés armar vos.

¿Cómo organizás vos tus petates? ¿Tenés alguna sugerencia útil para los viajeros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s